Uncategorized

“Cocaína” durante el partido Colombia-Uruguay

El mundial de fútbol es el evento deportivo más importante del mundo. También es el momento en se hacen evidentes las idioteces colectivas en redes sociales.

Hace unos días circuló en internet una gráfica (abajo) con el número de menciones por segundo de la palabra “Nazi” o “Nazis” durante el partido Estados Unidos – Alemania. El uso de la palabra es sin duda ofensivo hacia Alemania, más aun en el contexto deportivo.

rdt

En la misma línea de la idiotez de las masas con el “nazismo”, durante el partido Colombia – Uruguay se observó un patrón similar con la palabra “cocaine” (cocaína en inglés). Su uso presentó un primer salto al inicio del partido, posteriormente con los goles de James y al finalizar el partido.

p11

 

Acá algunos ejemplos de los mensajes difundidos el día del partido. Buena parte de los mensajes son de personas más preocupadas por selfies que por otra cosa.

 

Colombia le exigió respeto a la modelo Holandesa- embajadora de buena voluntad de UNICEF- tras difundir un meme ofensivo. Es momento de exigirle al mundo que si desea invertir en la economía con el segundo mayor crecimiento de lo que lleva 2014, se reconozca lo básico de lo que significa ser colombiano. Estas imbecilidades, sin duda no lo son.

Archivo excel con los datos acá. Código en R para obtener los datos acá.

Advertisements

10 gráficas de las elecciones

1. A Zuluaga le costó la polémica más que a Santos… y Clara López va a dar la sorpresa

Las tendencias de búsqueda en Google en los últimos 30 días muestran que desde que empezó la guerra sucia, el mayor afectado ha sido Zuluaga– multiplicando por cuatro su número de búsquedas– y siendo nulo el efecto para Santos. No sabemos si las búsquedas son sobre el caso de la infiltración, pero coincide en temporalidad.

En ausencia de escándalos propios, Clara López sube en relevancia. Esto sugiere un interés en voto de opinión y en aumento de conocimiento del público. Creo que ella va a ser la tercería, restando votos a Santos y Peñalosa en la izquierda.

Tendencia de búsquedas en Google por cada candidato

fototrend

 

2. Santos tiene el lenguaje más contundente. Y Zuluaga debería dejar de decir “Paz”

Con las transcripciones del debate (¡?) en Caracol, estimo la nube de palabras de las intervenciones de los candidatos. Santos tuvo un discurso más sencillo y estructurado sobre la paz. Es su palabra más usada y sobre todo es vinculante. Todos son amigos de la paz: la selección Colombia, Clara López, Peñalosa.

El discurso de los demás candidatos tiene menos contundencia. Peñalosa repite “vamos” y “hacer” (prometiendo); Clara López habla de “cambio” sin concretar cuál cambio; Marta Lucia dice “vamos” (en la misma línea de Peñalosa) y “corrupción”  que podría haber remplazado por “mermelada” que ha tenido más eco en el público. Zuluaga hace bien en hablar de “paz verdadera” y “justicia”, que se encuentra en línea con su postura ideológica y contrastando frente a la “paz” de Santos.

En segunda vuelta Zuluaga debe articular su discurso en torno a la diferencia entre la “paz” vs la “paz verdadera”. Y ser más contundente. Su discurso del viernes mezcló la importancia de la “paz verdadera” y “justicia” con “Venezuela”. Podría incluso dejar de usar por completo la palabra paz. La palabra “Paz” ya hace parte del lenguaje de Santos y cada vez que Zuluaga la usa está haciendo propaganda gratis a la campaña del Presidente. No sorprendería que la campaña de Zuluaga sugiera remplazar la frase “proceso de paz” por “proceso de impunidad” o por “proceso de mermelada con las FARC”, o la palabra “paz” por “complicidad”. Esto es fundamental para que se abandone del ideario de las personas que lo que se está haciendo en la Habana es buscar la paz.

Dar click en nubes de palabras para más detalle.

Nube palabras en intervenciones en el “debate” de Caracol

C. López: Cambio y educación

Wordle: CLOdebatesindebate

ML Ramírez: Promesas y corrupción

Wordle: MLRdebatesindebate

Santos: Paz y Gobierno

Wordle: JMS debatesindebate

Peñalosa: Promesas y promesas

Wordle: EP debatesindebate

Zuluaga: Paz verdadera y justicia

Wordle: OIZ debatesindebate

3. Zuluaga necesita más amigos 

Suponiendo que la segunda vuelta es Zuluaga-Santos y si aceptamos que entre más amigos en común en twitter hay más afinidad, la ventaja es para Santos.

El diagrama muestra la red de amigos de los candidatos. Hay tres áreas:

  1. los amigos que Zuluaga comparte con otros candidatos menos con Santos (azul),
  2. los amigos que Santos comparte con otros candidatos menos con Zuluaga (amarillo); y
  3. los amigos que comparten Santos y Zuluaga con los demás candidatos (verde).

Tomando como 100% la suma de estas tres áreas, el área azul es un 18%, el área verde es 19% y el área amarilla es 62%.  Eso sugeriría que de los votos de primera ronda que no son ni por Santos ni Zuluaga, el 18% podrían tender hacia Zuluaga; el 19% se dividirían y el 62% tenderían hacia Santos. 

Esto es un ejercicio que está muy contaminado por el tamaño de cada red, pero hace unas primeras inferencias.

Red de amigos en twitter:

ventaja de Santos para capturar “amigos” que quedan sin dueño

venn

4. En los debates perdimos todos… menos los medios!

Si está cansado de tanto escándalo, debe culpar a los medios. De la polémica no sólo ganan los adversarios políticos sino el medio difusor y la publicidad del rating.

Como aproximación al rating radial, uso el número de búsquedas en Google de las diferentes emisoras radiales. La primer gráfica muestra el “rating” por día y su promedio suavizado. Se observa que en la medida en que se destaparon los “escándalos”, el interés de los colombianos por buscar medios radiales aumentó en dos desviaciones estándar– perdiendo la calidad de los debates pero ganando $ los medios. Cuando los comentaristas de medios digan que no quieren más guerra sucia, el público debe creerles mucho menos de lo que le creerían a cualquier político. ¡Mienten como políticos!

Este interés fue diverso por emisora, en donde Blu, la W y la FM capitalizaron mejor la polémica. RCN Radio y Caracol Radio parece que no tanto. (gráfica inferior).

 

“Rating” radial promedio: cinco emisoras principales están 

dichosas por los escándalos

Radio

“Rating” radial por emisora se beneficia con los escándalos

porfreq

5. Santos y Zuluaga son de derecha

Como comenté en el blog post anterior, usando los datos de Congreso Visible (CV) y su excelente aplicación para encontrar el candidato más afin, grafico en el espectro izquierda-derecha a los diferentes candidatos usando esta metodología.

CV amplió la muestra a 25 preguntas, lo cual permite sacar mejores conclusiones. Los datos ratifican que Santos, Ramirez y Zuluaga son de derecha, mientras Peñalosa y López son de Izquierda. Zuluaga y Santos son muy parecidos, coincidiendo en 16 de las 25 respuestas y López mantiene la línea dura de izquierda del Polo, lejana del votante mediano y de intentar ganar elecciones. Siendo Santos más mediano (centro) que Zuluaga, a Oscar Iván le conviene seguir graduando al Presidente como Castro-chavista para alejarlo hacia la izquierda y capturar más votos en el centro del espectro.

Las elecciones del domingo puede que sean importantes para las FARC, pero para el universo restante de política pública la diferencia es menor.

Distribución ideológica de los candidatos

ideologia 3

 

¿Santos es de derecha?

Congreso Visible lanzó una herramienta muy interesante, que permite identificar los candidatos que mejor representan las preferencias ideológicas de los colombianos. La aplicación ha ido solucionando lentamente algunos problemas de implementación, pero de ella ya se pueden sacar varias conclusiones.

Más allá de la excelente interfaz, la herramienta muestra la opinión de los candidatos con respecto a varios asuntos sociales, como son las negociaciones de paz, el matrimonio homosexual, el aborto y los cupos indicativos, entre otros. Con esta metodología, haciendo la salvedad del número limitado de datos (18 respuestas), se puede encontrar la posición de los candidatos en el espectro tradicional de izquierda-derecha (unidimensional).

En la gráfica 1 se presenta dicha posición, con base netamente a sus respuestas a la encuesta de Congreso Visible.

g1 ideologias 1d

 

Como era de esperarse, en la gráfica se observa que Zuluaga representa la posición de más de derecha entre los candidatos, mientras Clara López representa la posición de más de izquierda en el espectro. Hasta ahí nada nuevo. Lo interesante es observar que quienes han pretendido matricular a Santos como la extrema izquierda, están equivocados (o por lo menos según sus respuestas a la encuesta). Según sus respuestas, las posiciones de Santos, Ramírez y Zuluaga comprenden lo que se puede denominar el espectro de derecha, mientras que las posiciones de Peñalosa y López se caracterizan dentro del espectro de izquierda. Siendo más precisos, Santos y Ramírez se encuentran dentro del espectro de centro-derecha, Zuluaga en la derecha y Peñalosa y López en la izquierda.

Yendo más al detalle de las posiciones de los candidatos, la siguiente tabla muestra la correlación entre las respuestas de los candidatos. La correlación es un valor que toma entre -1 y 1, en donde una correlación de 1 es una coincidencia perfecta entre las respuestas de los candidatos, mientras que una correlación de -1 es un disenso total.

tabla corr

La tabla es simétrica, así que por ejemplo la correlación entre Santos y Zuluaga es la misma que entre Zuluaga y Santos. En ella se señalan en amarillo las mayores coincidencias, en donde se confirma la cercanía que predice la metodología inicial.  En efecto, se observa una correlación elevada entre las posiciones de López y Peñalosa, coincidiendo en 11 de las 18 preguntas. Esto va en línea con un discurso marcadamente más de izquierda de Peñalosa al recibir el apoyo (parcial) de la bancada de progresistas y de los Congresistas del partido Verde (Angélica Lozano y Claudia López).

De manera interesante, la mayor coincidencia de Santos es con Zuluaga, coincidiendo también en 11 de los 18  asuntos como son el aborto, la elección de desmovilizados, la reforma al CSJ, presupuesto militar, reformas a la procuraduría, resguardos indígenas, el trato a la minería, la imposibilidad de una asamblea nacional constituyente y la libertad condicional a delitos excarcelables. Sus diferencias están en reformas a la figura de la reelección, los cupos indicativos, el servicio militar obligatorio, la despenalización del consumo de drogas, el matrimonio de los homosexuales y el apoyo a la IED.

Desafortunadamente la encuesta no preguntó asuntos que hubieran podido hacer más evidentes las diferencias entre Santos y Zuluaga– como el desarrollo del proceso en la Habana. Igualmente las preguntas en temas económicos son limitadas, lo cual a su vez acotan el entendimiento del espectro ideológico de los candidatos.

Sin ser Santista, los resultados  reflejan la realidad ideológica de Santos y su trayectoria política– empezando con su participación en el Gobierno liberal (en el sentido Manchesteriano) de César Gaviria con la apertura de mercados, su papel como ministro de Defensa de Uribe, y su oposición  ilegal al Gobierno Samper. Qué más de derecha que ser un “conspi” en los noventas? Si bien el lenguaje (framing) de campaña sugiere que Santos es Chávez, yo me quedo con la metida de pata de Santos cuando celebró en los medios de comunicación el golpe de estado de Pedro Carmona contra Chávez. La complacencia de Santos con la catástrofe de Petro en Bogotá es conveniencia política, pero según lo que sugieren los datos, no trasciende a lo ideológico.

Maquinarias y Presidenciales: Peñalosa necesita alianzas

Históricamente a los políticos en Colombia les gusta presentarse como independientes, sin ataduras a la clase política tradicional. Este fue el caso de la “Ola Verde” de Antanas Mockus de 2010, la campaña de Noemí Sanin en 1998, Álvaro Gómez en 1990, e incluso la campaña presidencial de Luis Carlos Galán en 1982.

No es algo nuevo– el discurso es tan viejo como la panela. Lo interesante es que los datos muestran que la estrategia de independencia frente a las maquinarias es sistemáticamente fallida. Luis Carlos Galán habría llegado a la presidencia en 1990 porque ya contaba con la maquinaria del Partido Liberal; Noemí Sanín perdió en 1998 porque Andrés Pastrana tenía parte de la maquinaria del partido Conservador; Álvaro Uribe ganó en 2002 con un discurso de opinión que fue correspondido con un elevado apoyo del Congreso; Antanas Mockus perdió en 2010 porque su bancada de Congreso fue significativamente débil frente a la maquinaria en las regiones del Partido de la U y la coalición del expresidente Uribe.

Al relacionar el resultado de las elecciones al Congreso por partidos desde 1978 (post Frente Nacional), con los resultados de los candidatos presidenciales en primera ronda, se observa una estrecha relación entre el éxito en Congreso con el éxito en Presidenciales. Esto es, los candidatos presidenciales cuyos partidos tuvieron buenos resultados en las elecciones de Congreso, tienen mayor probabilidad de ganar en las elecciones presidenciales. O de otra forma, entre más apoyo de Congreso, mayores votos en Presidenciales.

pooled

En la gráfica anterior cada punto representa la votación por un candidato presidencial (eje vertical) con los votos de coalición o su partido en las elecciones de Congreso (eje horizontal). Así por ejemplo Uribe en 2006 obtuvo una votación de más del 60% en primera vuelta, apoyado con una coalición de cerca del 70% del Congreso. El resultado puede explicarse de dos formas: (i) votantes racionales que mantienen sus preferencias en las votaciones al Congreso y luego las ratifican en las elecciones a Presidente; o (ii) un juego de mutua conveniencia en donde los Congresistas se acercan a los candidatos de mayor probabilidad de ser elegidos y a su vez los candidatos presidenciales buscan a los Congresistas para tener mayor acceso a las regiones (competencia por maquinarias).

La relación es históricamente estrecha. No es un tema nuevo y por el contrario es relativamente estable. La siguiente gráfica muestra dicha relación en el tiempo, de acuerdo al año de elecciones generales.

gcorr

¿Qué nos dicen los datos para las elecciones de 2014? Aplicando las correlaciones (beta) estimadas a los resultados de las elecciones de Congreso, es posible estimar los votos esperados por cada uno de los candidatos. Esto es, dado el número de curules y el porcentaje de votación obtenido en las elecciones de Congreso, se puede estimar cuál es el porcentaje de votos esperado para las votaciones presidenciales por candidato. Para el caso del partido Conservador se tomaron dos escenarios– uno en donde la totalidad de los candidatos está con Marta Lucía Ramírez, y otro en donde se dividen 50/50 entre Ramírez y Santos ante la división actual del partido.

votos

Los resultados se presentan con un intervalo de confianza de 95%. En ellos se pueden concluir varias cosas: i) Habría una segunda ronda. ii) los Conservadores pueden definir la balanza entre Santos y Ramírez– en el escenario de división conservadora, Santos obtendría una votación de 39% lo cual le daría un amplio margen para la segunda vuelta. En el escenario de unión entre conservadores, Ramírez tiene una alta probabilidad de llegar a segunda ronda. iii) la independencia de Peñalosa le puede costar caro. Si bien algunas encuestas ya muestran una elevada favorabilidad de Peñalosa e incluso sugieren que derrotaría a Santos en una segunda ronda, la falta de apoyo en las regiones y de Congresistas pone en peligro sus aspiraciones.

Mi percepción, aunque aun no comprobada, es que las encuestas tiende a subestimar el factor “maquinaria” y por el contrario capturan mejor el voto de opinión. Lo mismo sucedió con Mockus en 2010. Para las pasadas elecciones de Congreso las encuestas daban por muerto al partido Conservador y sobrestimaron el efecto de opinión del Centro Democrático (ver encuestas). Nada más lejano a la realidad– como se observó posteriormente, los ganadores de las elecciones fueron los candidatos de maquinaria de los partidos tradicionales (a excepción del caso Uribe que sin embargo obtuvo menos curules de las esperadas).  Con Peñalosa puede suceder lo mismo– veo con una muy baja probabilidad que un candidato sólo reconocido en Bogotá (ver gráfica abajo) pueda vencer las maquinarias tradicionales sin alianzas con otros partidos. Creo que las encuestas están capturando el efecto “Bogotá-Medellín” de las elecciones de Congreso en donde la coalición del Presidente Santos perdió, así subestimando el efecto “maquinaria” de las regiones (que particularmente en la Costa muestra tasas de participación mayores a las de las ciudades). 

map

Me parece valerosa la actitud independiente de Peñalosa, pero la historia muestra que con su baja influencia en el Congreso no le alcanza para la presidencia. Yo apoyo la valentía pero castigo la ingenuidad. La política es de alianzas, coaliciones y puntos en común entre las diferencias ideológicas. Bienvenido escoger una experta en educación como fórmula Vicepresidencial, pero para ser realista creo que es momento para hacer alianzas. ¿Por qué no con los Char? (que sorpresivamente no estuvieron en el lanzamiento de campaña de Santos); ¿por qué no con facciones del Partido Liberal? ¿con los sectores cristianos? De no hacerlas, necesita compensar el efecto “maquinaria” con voto de opinión que lo distancie frente a los otros candidatos, que por juzgar por el lenguaje de hasta el momento, no parece mostrar ideológicamente mayor diferencia frente a Santos. 

Edit: Mar 21. de 2014 (2pm). Como lo sugiero en el post, La Silla Vacía encuentra que las encuestas “inflaron” a Peñalosa al sobrestimar la población urbana, joven y de clase media. Una nueva encuesta Gallup con la muestra correcta encuentra, sorprendentemente, datos muy similares a los estimados días antes por el post.